Historia

La obra empezó a finales del año 2005 luego que nuestra directora y fundadora, María Liryam Rivera  trabajó 2 años con la comunidad de Niquitao, especialmente con las madres de los inquilinatos del sector. Allí logró ver la problemática de violencia intrafamiliar que había en estos hogares y el estado caótico que viven los niños. Surge entonces la necesidad de empezar un programa de atención con el fin de ayudar a las familias. Inició con una actividad semanal que consistía en ir a 3 inquilinatos y realizar un programa de Oración, Consejería y a la vez les compartía un refrigerio.

En enero del año 2006 la directora arrendó una casa ubicada en el sector “la corraleja” y en compañía de una voluntaria  realizaba actividades fundamentadas en la oración, un programa de salud y otro de planificación familiar con  resultados muy favorables. A comienzos del 2007 empezamos como “Fundación Camino de Esperanza” pero lamentablemente en mayo entregamos la casa por falta de recursos, ubicamos los niños en guarderías aledañas, seguimos dando los talleres a las madres en lugares alternos y se continuaron las visitas domiciliarias.

En 2008, empezamos actividades en un salón de Centro de Vivienda Compartida en calidad de préstamo, allí desarrollamos la tarea de alfabetización y acompañamiento académico, Como resultado se escolarizaron un grupo de 25 niños(as). Un año más tarde logramos ubicarnos en una casa dos cuadras más arriba del barrio Niquitao, allí estructuramos el programa con la ayuda de la Fundación Rodrigo Arroyave que nos brindó capacitación en el tema de fortalecimiento institucional.

Finalmente nos trasladarnos desde el año 2011 a la sede que ocupamos actualmente, Gracias a Dios y a la ayuda de muchas personas buenas, hemos tenido un avance significativo, hoy podemos ofrecer 6 programas a nuestros niños y sus familias y todos los días se ven milagros en este lugar.